Córdoba, una ciudad única en el mundo

En el pasado mes de Julio, el comité de la UNESCO declaraba al conjunto arquitectónico de Medina Azahara como Patrimonio de la Humanidad. Un título en el que se lleva trabajando años para conseguir y que finalmente ha hecho justicia al esfuerzo titánico de la ciudad y sus instituciones por conseguirlo. Esta buena noticia se une a las otras tres certificaciones de Patrimonio de la Humanidad que tiene nuestra Córdoba. Siendo así una ciudad única en el mundo pues solo Córdoba ostenta cuatro títulos de este nivel. Por lo que podemos afirmar que la ciudad califal es ciudad patrimonial mundial.

La Mezquita Catedral de Córdoba, el Centro Histórico y Los Patios de Córdoba son las tres denominaciones Patrimonio de la Humanidad restantes. La primera en recibirlo fue La Mezquita en el año 84. Esta maravillosa construcción híbrida musulmana-cristiana ha sido el principal estandarte de la ciudad. Una década después, fue todo el cojunto/centro histórico de la ciudad lo que recibía tal reconocimiento. El casco antiguo de Córdoba es una de los más bonitos que se recuerdan, el cual rodea además a la propia Mezquita. Tras esto, no fue hasta el año 2012 cuando Los Patios de Córdoba se unía a la riqueza patromonial reconocida por la UNESCO. Patios que por cierto obtuvieron más de 1 millón de visitas este año.

Por muchas razones, Córdoba es una de las ciudades de obligada visita en España, y su enorme riqueza patrimonial así lo demuestra.

Gastronomía cordobesa

Uno de los grandes atractivos de la ciudad califal es su gastronomía. En Córdoba la comida mediterránea se combina con influencias árabes y de otras culturas para ofrecer sabores únicos. Con un tejido de bares y restaurantes que baña toda la ciudad, hoy os vamos a hablar de 3 platos típicos que no te debes perder.

Salmorejo

El salmorejo es un plato que suele servirse como entrante o tapa, y que suele venir acompañado de pequeños taquitos de jamón y huevo rallado. Realmente es una especie de crema hecha a partir de pan, tomate, ajo y aceite que se sirve fría y está deliciosa. También pueden hacerse otros salmorejos como el de espárragos, que se sirve con atún y que está también buenísimo.

Rabo de toro

El rabo de toro es otro manjar típico de la gastronomía cordobesa. Hablamos de un guiso que básicamente es un estofado de rabo de vaca o toro y tiene un sabor muy peculiar. Se puede servir con guarnición de patatas fritas, cocidas, verduras..

Flamenquín

El famoso flamenquín es básicamente un filete de cerdo empanado y enrollado sobre jamón serrano y tocino, frito en aceite. Maravilloso ¿verdad?. El gastroarqueólogo Alejandro Ibáñez asegura que su origen reside en el pueblo cordobés de Bujalance, de la época romana. Ya que fueron ellos los que extendieron el cerdo como manjar.